Monday, December 1, 2008

Ahora si... LLEGO DICIEMBRE CON SU... alegria??

Este post lo tenía entre pecho y espalda desde hace como una semana, pero como ando corta de tiempo y a mí aquello de la Navidad del enfermo terminal que empieza a celebrar desde Septiembre porque no sabe si llega o no, no es que me llame mucho la atención, AHORA SI, SEÑORAS Y SEÑORES...
El villancico mas desagradable y horroroso del planeta: El del peladito pobre que no recibió regalos en Navidad y cómo la mamá se zafa de la culpa y le echa el bulto al Niño Dios:



Veamos, el muchachito le dice que está triste, piensa que ha hecho algo malo, que no hay juguetes y que el malo de la película es el Niño Dios. En esas entra la mamá a echarle candela al monte, una de dos:
  1. Que el Niño Dios no vió tu cartica - Claro señora! el Niño Dios es omnipresente, omnipotente, infinito y eterno... pero cegatón.
  2. Que el muchachito aquel hizo algo malo, y el Niñito lo supo - Vea pues, no sólo cegatón sino resentido el mugre Niño Dios!
Y después lo consuela diciendole que no esté triste, que ella está a su lado, que esperen juntos hasta el año que vieneeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee... tran trannnn.

Pa mí que la mamá del muchachito andaba altamente embejucada porque estaba metida en alguna pirámide o algo así.

Pregúntome yo: Qué tan maluco puede llegar a ser que los papás le digan a los niños que no es que se hayan portado mal, pero que tampoco es que el Niño Dios sea bizco, ni un hijuemadre?
Qué culpa tiene el pobre Niño Dios? Viene todo cheverón con su barriguita empelotica y pose de cantante vallenato* a adornar pesebres y a ser centro de la pachanga navideña, nonono! tampoco!

Recuerdo que en alguna época de vacas flacas en mi familia mi carta al Niño Dios le pedía a, tan ta taaaaaaaaaan:
Sabrina, la muñeca patinadora, y porfa Niño Dios, que sea de las que viene con camiseta amarilla y bermudas verdes de punticos blancos [leeeeeeeenda la pinta de la muñeca, si o no?].

Mis pobres papás tenían muchas intensiones de dar regalos, pero lo que no tenían mucho eran fondos para que la colorida y atlética muñeca bajara por la chimenea de la casa de mis abuelitos, que hicieron entonces?
Llegó el 24 de diciembre, media noche, abro mi regalo y que encuentro????

UNAS BERMUDAS VERDES CON PUNTICOS BLANCOS!!!!!

La respuesta inteligente de mis papás, apoyados estratégicamente por mis abuelitos y mis tíos?
Tranquila, el regalo viene por partes.

Y todos felices, no hubo canción melancólica, pero si post pa' burlarse de la familia.
Que djiste mamá que se me había olvidado???????


En fin, ahora sí, agárrate Navidad porque me divertiré contigo, sólo espera que aterrice en Bogotá el Sábado y me desquito de todo lo que no he podido hacer en los úiltimos quince meses.


*El dicho no es mío, es de Daniel Samper Pizano.
ppp

7 comments:

Albornoz said...

Yo considero, sin el ánimo de privar a algún, dizque, "autor" de sus regalías, que eso, si se puede llamar villancico, deberían prohibirlo y recoger todo el tiraje, cual medicamento riesgoso. Yo creo que una de las causas de mi trauma navideño es que Doña Gloria (mi madrecita se llama así), desde que empezaban las emisoras de Caracol con su "de año nuevo y navidad" me obligaba a despertarme en las mañanas para ir al colegio, sintonizando los hijuemadres villancicos clásicos, entre los cuales, por supuesto, no podía faltar este adefecio musical, el cual hacía que se lograra el objetivo de levantarme de inmediato, refunfuñando, a apagar "la grabadora" que estaba intencionalmente fuera de mi alcance si seguía en la cama.

Ese villancico simple y llanamente LO ODIO con odio patojo! (porque de "jarocho" no tengo un pelo).

N.Santamaría said...

Quibole patinadora.

gerente said...

pero yo que te hice para que te metieras con mi infancia y todos los traumas que acarreo por eso.... ??
además me sacas en video, no no es justo....
yo he tratado de ser un buen tipo para ver si algun año si me traen regalos rompiendo con la tradición que va a completar los 43 años

Chien said...

Eliminé el anterior comentario porque tenía un error ortográfico...

Tan fácil que es enseñarle a los chiquillos que no hay plata. Y con esa vaina de querer echarle la culpa al pobre niño dios lo que hace es que la embarra más.

Yo no sé por qué siempre quieren tratar de martirizar y hacer canciones de navidad tristes y con historias de gente sola, sin padres, lejos de casa... Yo he pasado navidades lejos de mi familia y me la he pasado bien, digo, nada como pasarla en familia, pero tampoco así...

Alicia said...

Bien, quieres que hablemos de crueldades asociadas con el niño dios???. Carol me dijo la semana pasada que ella ya sabía que el niño dios eran los papás y le contesté: Ahhh bien, como tu no crees en el niño dios pues no te va a traer regalo, porque él solo tiene platica para darle regalos a los niños que creen en él. Ja ja ja.
Igual con niño dios o sin él habrá que acomodarle la navidad a la chinita.
P.D. Que rico que vienes, pensaba yo que quizá tengas tiempito para que compartamos un chocolatico.

Icaro Jr said...

y que algún colombianito me diga que no le toco escuchar ese villancico, a ver que venga y me lo diga de frente.

Ivan Andrade said...

Ese villancico fue traumático en la infancia. Que cosa más triste.

Lo de la pose de cantante vallenato está muy gracioso.

Saludos.